martes, 26 de julio de 2016

RESTAURANTE KOKKEN BILBAO


Consultar Tripadvisor es toda una aventura cuando buscas una recomendación práctica sobre los restaurantes de una ciudad de la cual no conoces su oferta gastronómica. Suelo interesarme por locales con altas valoraciones, ya que pesan más, por ejemplo, 500 Excelentes que 10 Pésimos. Lo mejor viene cuando, una vez visitado el sitio elegido y con un gran resultado, consultas los comentarios que califican un local como pésimo o muy malo.

Esto es justo lo que nos ha pasado en la visita a KOKKEN en la Plaza del Gas de Bilbao. Ya que no conocemos mucho el abanico de restaurantes de la ciudad, saber cuales son los más valorados siempre es algo positivo. Y este local situado muy cerca del ayuntamiento parecía una gran opción, sobre todo al ver el aspecto de sus platos en su página web (http://www.restaurantekokken.com/) y en su página de facebook.

Hicimos bien en llamar por teléfono nada más salir del Museo de Bellas Artes, porque de lo contrario, llegar allí sin avisar hubiera sido totalmente inservible porque nos hubieran despedido con el habitual "está todo reservado" y nos hubiera tocado pulular por los bares de lo viejo buscando pinchos a cierta deshora. Breve intercambio de frases del tipo "hay sitio" "cuantos sois", "luego nos vemos, gracias", con lo cual pudimos entregarnos a la búsqueda de la ración de rabas del Txiriboga para ir aplacando a un estómago que rugía ya con fuerza pidiendo pitanza.


Una vez llegamos a Kokken nos sorprendió lo sencillo de su decoración, con mobiliario básico de madera, papel pintado imitando tablones de madera y una cabeza de trofeo de peluche (aquí viene el apunte técnico de un flipado de los animales como yo: la cabeza pertenece a un tipo de antílope americano, el berrendo, y no a un ciervo como el que aparece en su imagen corporativa en FB. Estas son cosas de las que pocos se dan cuenta, pero yo soy uno de ellos, que le vamos a hacer!!).

Una vez sentados, llegó la sorpresa en la forma en la que conciben el servicio de menús: es un menú degustación abierto a completarlo según el hambre del comensal, la cantidad de vino que queda en la botella o una conjunción de diversos factores. El menú básico son cuatro platos más el postre, acerca de los cuales solo tuvimos que comentar si éramos alérgicos a algún producto o no nos gustaba alguna cosa en especial, ya que de ser así y coincidir con la selección de platos que tenían preparada, cambiarían sin problema el plato. Al confirmarme que no había coliflor, dimos pistoletazo de salida a ese menú de cuatro platos, los cuales íbamos a acompañar con un sensacional tinto de Toro, Flor de Vetus, el cual ya conozco al tenerlo en Honestus y sabía con toda seguridad que podía ser un complemento ideal. Acierto absoluto, ya que completó muy bien platos de carne, pescado e incluso el postre.


Los platos, sencillos en su concepción y presentación, bien condimentados, sabrosos y con raciones de tamaño adecuado para que no se quede en un simple bocado pero tampoco sea algo excesivo y que haga que te llenes una vez acabados los cuatro primeros platos. Nosotros nos plantamos en el menú medio porque habíamos picado algo antes, pero hubiéramos disfrutado del menú largo sin duda alguna, y es lo que haremos en la próxima visita.

























Bonito marinado con salsa de mango y reducción de guindilla. Pescado muy fresco, templado, con un picor moderado y el toque crujiente del sésamo tostado muy agradable. Buen comienzo al que siguió una merluza en tempura con pasta de tomate seco y katsuobushi (finisimas láminas de atún deshidratado). Pescado fresco perfectamente rebozado y frito, crujiente por fuera y muy tierno por dentro, con una salsa excelente que en mi boca me recordaba a la salsa barbacoa. El vino acompañaba perfectamente bien ambos platos con sus matices picantes.

 

Tercer plato, también de pescado y una de las especialidades de la casa: sepia a baja temperatura con salsa teriyaki, algas, alioli suave y almendras. Sepia extratierna, pasada por la plancha para dorarla, con almendra picada y el característico sabor de la soja de la salsa teriyaki, junto con el toque cremoso del alioli. Plato sencillísimo y excelente, la cosa iba para 10 y ya sabíamos que ampliaríamos al menú medio.



Primer plato de carne, consistente en una hamburguesita de entrecot de ternera con queso emmental, remolacha y unas patatillas con especias picantes. El vino seguía yendo a las mil maravillas, y aún quedaba casi media botella. Solución: confirmar al camarero que continuábamos para bingo, que habíamos venido a jugar y que adelante con los dos nuevos platos.


En quinto lugar, el único plato que me hizo torcer un poco el morro, ya que se juntaban dos cosas que me dan repelús: la alcachofa y el puré. Y si encima los juntas en forma de puré de alcachofa, pues mal asunto. Pero amigos, la gracia del asunto es que dicho mejunje servía de base a una deliciosa vieira, justo la parte blanca y jugosa de dicho molusco bivalvo. Y yo, que estaba harto de ver a los americanos cocinar "scallops" en Master Chef y TOP CHEF en la versión USA, sabía que me lo tenía que comer. Y que rica estaba, que jugosa textura, que sabor a marisquito rico!! Simplemente opté por no rebañar dicho puré y comerme el que ya estaba impregnado en la vieira, y fue una solución magnífica. Podría haber dicho que me lo cambiaran, y posiblemente lo habrían hecho, pero no me pareció adecuado por una manía personal hacia ciertas texturas y esa verdura diabólica!!


Y para terminar los seis platos antes del postre, de nuevo carne y de nuevo de ternera, en este caso en forma de rico solomillo con boniato confitado y salsa de melocotón y chile chipotle. Dulce y picantón al mismo tiempo, rock&roll en la boca y el Flor de Vetus animando el cotarro en ese momento que ya había cogido buena temperatura. Estábamos listos para el postre y así se lo hicimos saber al mesero.


Y al llegar el postre escuché algo que hizo que saltaran todas las alarmas: LECHE. Bizcocho empapado en leche. Con helado de limón, salsa de frutos rojos y crumble de galleta. Pero si si, bizcocho empapado en LECHE, ese líquido blanco que hace ya taitantos años dejé de tomar porque me pareció detestable. Pero como mi madre me decía que tengo que probar las cosas antes de patalear diciendo que no me gustan, me metí un trocito de ese bizcocho empapado en LECHE, eso si, bien embadurnado en frutos rojos, limón y galleta. Y porque no tenía al alcance el puré de alcachofas, que hubiera sido hasta buena solución. Y aunque mi consorte afirmaba que sabía mucho a leche, a mi no me lo pareció y di buena cuenta de todo el postre, poniendo el colofón magnífico a esta comida tan estupenda. Apuramos el vino, rechazamos el café y nos obsequiaron con una cuenta totalmente asumible y muy bien valorada en cuanto a lo que comimos y como lo disfrutamos.



En definitiva, un enorme descubrimiento el KOKKEN, muy bien situado, con una propuesta original, desenfadada, sencilla, agil en su ejecución y servicio, sabrosa y convincente en cuanto a la comida, tanto en cantidad como en calidad y a un precio la mar de competitivo. Los comentarios "pésimos" de Tripadvisor, leídos una vez visitado el local, no tienen ningún fundamento, ya que hay mucho snob que quieren, como dicen algunos, "un pescado grande que no pese mucho". Pues eso, que volveremos encantados, bien merecerá la pena una segunda visita!!





















viernes, 8 de abril de 2016

JORNADAS GASTRONÓMICAS "VERDURAS DE PRIMAVERA" - LA GRAN CENA


Vino y verduras. O verduras y vino, da igual como combinemos estas dos V que en primavera se muestran en todo su esplendor. Y buena prueba de ello tuvimos ayer en la cena que se sirvió en el restaurante La Capilla, en un ejercicio de creatividad gastronómica ejecutado con gran maestría por las ocho manos de cuatro jovenes promesas de la cocina navarra: Guillermo Llorente, Virgilio Martínez, José Aguado y Luis Salcedo. Llegados los tres últimos desde la Ribera para compartir los fogones en los que ejerce como jefe de cocina Guillermo Llorente, trajeron consigo los sabores de La Mejana para acompañar a las mil maravillas a cinco de los vinos recientemente premiados por la DO Navarra.

 
Navarra apuesta de manera muy firme por todos sus productos de calidad, y las verduras de la archifamosa huerta navarra ocupan un lugar muy destacado en la oferta agroalimentaria de esta singular región. En estas fechas destacan por encima de todo dos de los tres ases del trío de verduras de Navarra, como son el espárrago blanco y la alcachofa. La temporalidad de las verduras hace que todavía no podamos disfrutar de los pimientos del Piquillo, ya que para ello habrá que esperar todavía unos meses. Pero mientras tanto nos deleitamos con las múltiples posibilidades que nos ofrecen el espárrago y la alcachofa junto con algunas legumbres tiernas como el guisante o las habas, que también están empezando su temporada.


Y poner verduras de excelente calidad en manos expertas como las de los cocineros de la ribera navarra es todo un acierto. Si a ello le sumamos la juventud de dichos creadores y las ganas de innovar con los productos más tradicionales, pues la fiesta para el paladar está servida. Y si para rematar la faena entran en escena cinco excelentes vinos que lucen orgullosos la medalla que los acredita como los mejores de Navarra en su categoría, poco más puedo decir, solo recordar el buent rato que pasamos en la mesa 4 de La Capilla con una excelente compañía.

Empezó el primer acto con un plato del chef “residente” Guillermo Llorente, consistente en una especie de carpaccio de vieria con un licuado de alubias verde, espárrago fresco laminado y unos toques de lima. Plato refrescante, con el sabor ligeramente amargo del espárrago fresco y el sabor marino de la vieira. Para acompañar, el fantástico Chardonnay Guerinda “La Blanca” de Bodegas Máximo Abete, mejor vino blanco de Navarra y uno de los mejores chardonnay que he bebido.

 
Ya en faena y con ganas de seguir con la fiesta llegó uno de los platos que más me gustaron, elaborado por Virgilio Martínez del restaurante Beethoven de Fontellas. Era un sencillo guiso de guisantes y habitas salteados con oreja y manitas, su pesto y una yema frita. Ni que decir tiene que la untuosidad de la oreja y las manitas (adoro estas partes de mi querido cerdo) junto con la cremosidad de la yema de huevo hizo que se formara una salsa realmente sabrosa. Me hubiera comido cinco platos de este mejunje tan exquisito!! Para acompañar, el rosado Inurrieta Mediodía, todo un clásico de Navarra que nunca defrauda, rojo intenso, extra aromático y muy goloso en boca.


Turno para José Aguado del restaurante Topero de Tudela. Y turno para el oro blanco de Navarra, el apreciado espárrago. Acostumbrados a comerlo en conserva, aprovechar su temporada de producto fresco para jugar con el es una ocasión para comprobar que acepta infinidad de preparaciones. En esta ocasión lo sirvieron escabechado y plancheado, combinando muy bien los toque ácidos que dejó el vinagre del escabeche con el tostado de la parrilla. También tenía unos interesantes matices anisados del estragón que acompañaban a una crema que servía de base para los espárragos. Para beber, el chardonnay fermentado en barrica de Principe de Viana, vino con una crianza en madera corta, pero suficiente para aportarle unos ricos matices de platano maduro y piña que lo convierten en un vino muy rico.

Y por último y antes del postre, turno para las alcachofas. Nunca he ocultado que no me hace mucha gracia este producto tan apreciado por propios y extraños, pero sabiendo que en esta cena, el plato de alcachofas corría de parte de Luis Salcedo, del restaurante Remigio de Tudela, todo un maestro de las verduras de su tierra, mantenía ciertas esperanzas de encontrar por fin un plato de alcachofas que me gustara. Y lo consiguió, señores, lo consiguió. Era un suculento plato de minialcachofas guisadas con una especie de tocino de cerdo y piñones garrapiñados, con toques de regaliz. El jugo que todos estos ingredientes formaron era monumental, me lo comía a cucharadas y no dejé ni un pedazo de alcachofa. Un señor plato acompañado de uno de los vinos que tengo almacenados en mi memoria, “El Chaparral” de Bodega Nekeas. Es un tinto de garnacha vieja criada en la comarca de Valdizarbe, en una finca preciosa, y que estuvo presente en la primera cata de vinos a la que asistí y en la que se produjo algo que hizo que me enamorara de los vinos y todo lo que los rodea. Y aparte de ello, es un vino realmente rico y merecedor del premio como uno de los mejores tintos de Navarra 2016.





Para el postre, vuelta a los dominios de Guillermo Llorente, que abría el menú y lo cerraba con un postre consistente en un helado de geranio con frambuesas, ruibarbo y aceite virgen extra. Buena combinación de sabores y textura, muy sorprendido por el sabor agridulce del ruibarbo y genialmente acompañado por el Moscatel de Bodegas Piedemonte, el mejor vino para acompañar un postre en esta tierra que me acoge.


Fin de fiesta con felicitaciones a estas jóvenes promesas de la cocina y a los que hacen posible que los vinos de Navarra sigan siendo cada año mejores. Y ustedes que me leen y viven en Navarra, aprovechen para visitar los restaurantes navarros que se suman a estas jornadas de la verdura y han diseñado suculentos menús degustación con los tesoros de la huerta.! Piensen en verde!


miércoles, 17 de febrero de 2016

SALÓN DE GOURMETS 2015




Salón de Gourmets es todo un acontecimiento para los sentidos. Formas y colores dando imagen a miles de productos, botellas que se descorchan, copas que se llenan, artilugios de cocina trabajando a todo gas para agasajar con su sabor a los visitantes atraídos por deliciosos olores a especias, cremas, esencias, parrilla o ahumados. Como en un gran mercado de las maravillas, los habitantes de los diversos stands se afanan en sacar pecho de sus magníficos productos, los mejores entre los mejores, llegados desde los cuatro puntos cardinales de España y de muchas partes del mundo.

Si en nuestra primera visita quedamos extasiados y casi sin capacidad para articular movimiento en busca de un ruta coherente para poder visitar la feria con cierto orden, en esta segunda ya teníamos diseñado un plan de acción para poder cubrir todo el recinto expositivo con ciertas garantías….aunque luego se fue todo al “traste”, fruto de encontrarte con buenos amigos en algunos stands y conocer a gente encantadora en otros.

Como siempre, Salón de Gourmets 2015 giró alrededor de varios pilares, vitales e imprescindibles en nuestro sector de la alimentación gourmet y que siguen siendo toda una garantía de calidad: jamón ibérico de bellota, quesos, aceite de oliva virgen extra, conservas de pescado y vino. Tres de estos productos siguen ocupando un lugar primordial en SG, con espacios propios donde poder lucir  músculo. Se trata del Tunel del Vino, Gourmetquesos y Experiencia Virgen Extra, donde los mejores vinos, quesos y aceites se muestran en todo su esplendor. Así, puedes recorrerte la península de extremo a extremo saltando de un Tempranillo a una Cencibel, una Tinta de Toro o una Ull de llebre sin abandonar esta varieda autóctona de uva tinta, así como ver el diferentes comportamiento de la oliva picual en diversos puntos de la provincia de Jaén o como la cabaña ovina de leche para elaborar quesos de pasta dura es una de las mejores del mundo con joyas como el queso camerano, Pedroches o Idiazábal ahumado, entre muchos otros.


Las regiones españolas, con sus stands institucionales llenos de productos típicos y cobijando a diversas empresas del sector alimentario, son también un buen escaparate para pulsar la buena salud de las diferentes denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas, de las cuales a todo el mundo le gusta presumir con orgullo. Además, en casi todas ellas se llevaban a cabo diferentes actividades en directo, como catas de producto, showcooking, concursos, etc. Allí estaba Navarra Reyno Gourmet con los productos de su huerta, una buena selección de vinos y aceites, su exclusivo pacharán o sus excelentes quesos. Asturias presentaba el compango de alguna marca local y lo daba a degustar de la mejor forma posible: formando parte de una excelente fabada. Euskadi Basque Country traía una excelente selección de todos sus productos marcados con su sello "Euskolabel", así como Castilla y León demostraba que es la región más grande de España con un descomunal stand amarillo lleno de algunas joyas cárnicas de nuestra gastronomía, como los jamones ibéricos de Guijuelo, la cecina de León, el cochinillo de Segovia, el chorizo de Cantimpalos o la burgalesa morcilla de Cardeña, entre muchos otros. Y con vino, por supuesto, con algunas de las mejores referencias de Ribera del Duero, Toro, Arlanza, Cigales, Bierzo o Rueda.





Las provincias de Málaga y Jaén también tenían una sólida presencia en la feria, sobre todo en lo referente al mundo del aceite de oliva virgen extra. El stand de la Diputación de Jaén es cita obligada para todos los amantes del zumo de oliva, puesto que a lo largo de todo su perímetro se situan las mejores marcas de este producto en la provincia, en parte de Andalucía y que, con toda seguridad, se alzarán con alguna de las primeras posiciones en el ranking nacional. Referencias como Cortijo Spiritu Santo, Nobleza del Sur, Melgarejo, Castillo de Canena, Picualia y un largo etc elevan la variedad de oliva Picual a lo más alto. Málaga en cambio apuesta por otra de las variedades más extendidas por el tercio sur, la hojiblanca. Y mal no tiene que haber ido la cosa cuando Finca La Torre se ha alzado con el título de "mejor aceite de oliva virgen extra ecológico 2014", otorgado por el Ministerio de Agricultura. Yo que he tenido la suerte de probarlo, es una auténtica joya de aceite.











En cuanto al mundo del ibérico de bellota, las cuatro denominaciones tenían buena representación en cuanto a marcas comerciales o stand institucional, llevándose muchas felicitaciones la D.O. Valle de los Pedroches. Esta joven denominación, la última en ser reconocida por Bruselas, puede presumir de representar a los que muchos ya consideran como los mejores jamones ibéricos de bellota de España. Las grandes dehesas casi vírgenes de este valle situado al norte de la provincia de Córdoba son testigos de como los cerdos de pura raza ibérica están ofreciendo unos jamones excepcionales gracias a la magnífica calidad de las bellotas y los pastos de estas tierras, que dan como resultado unos jamones con excelentes matices dulzones y una infiltración de grasa sensacional.

Muy destacado fue el stand de Portugal, que exponía una brutal selección de sus mejores productos con una presentación y un diseño excepcional. Y si el producto era bueno, los encargados de mostrarlos y darlos a conocer eran aún mejores, muy profesionales y con muchas ganas de presumir del producto patrio, como sus grandes conservas y unas magníficas mermeladas de frutas exóticas, entre muchos otros.


Y si tengo que hablar del mundo del vino, podria empezar y no terminar. Exceptuando la gran feria española del vino, FENAVIN, en pocos sitios se podrán encontrar tantas referencias de vinos de calidad de toda España, aprovechando algunas bodegas para presentar en SG sus nuevas creaciones. Y si además del vino en si eres, como yo, un amante de la creatividad y el diseño, el sector vinícola se ha convertido en uno de los más destacados exponentes en cuanto a ejercicios plásticos en sus etiquetas, con creaciones sensacionales que invitan, cuanto menos, a interesarse por ellos y conocer las historias que quieren contar dichas etiquetas.









Cervezas artesanas, mermeladas de obrador de sabores casi inimaginables, morcilla en tubo, pescado seco, carne de vacuno español macerada con hierbas sudafricanas, licores caseros, dulces de monasterio, quesos de casi todas las formas posibles, vinos de Jerez con etiquetas sacadas de un circo, bombones con forma de pelota vasca, o un abanico de vinos monovarietales dificilmente repetible fuera de este paraíso para entusiastas de los productos de calidad. Eso fue Salón de Gourmets 2015, superando a la edición de 2014 y que, presumiblemente, se reinventará para ofrecernos todo lo mejor de nuestra gastronomía el próximo mes de abril en Salón de Gourmets 2016. Nos vemos!













lunes, 15 de febrero de 2016

Mes de la Tortilla y la Coca-Cola




1835, en algún punto de la Navarra rural…

- TOC, TOC, TOC!!!

-Pardiez, quien llama con tanto ímpetu?

- Señora, le habla el general carlista Tomás de Zumalacárregui. Mejor dicho, le hablan sus tripas, del hambre que llevan consigo. Sería tan amable de abrir la puerta?

- Que se le ofrece, mi general? Poco va a encontrar de interés en mi humilde morada. Y de comida menos aún, no está el horno para bollos!!

- Mujer, algo tendrá en la despensa para aplacar el hambre que acarreo durante varios días. Esto de guerrear cansa y abre el apetito, créame!!

- Pues déjeme que haga memoria de lo que pueda tener y alguna cosilla podré ofrecerle. Veamos...tengo unas patatas de la huerta de mi suegro, los pocos huevos que han puesto esta semana las gallinas, cuatro cebollas que se van a perder si nos las aprovecho pronto y aceite de oliva, que aquí en Navarra lo tenemos bien bueno. Son los ingredientes del gusto del señor??
- Ea, en mejores plazas hemos toreado, pero habrá que conformarse. Por favor, seria posible que me preparara alguna cosa sabrosa y rápida? Voy con algo de prisa, que tengo que asediar Bilbao y se hace tarde.

- Bien, déjeme unos minutos, a ver que se me ocurre. Si le apetece un tinto, lo tengo fresco, de garnacha, elaboración propia. Sírvase usted mismo…

20 minutos después...

- Voila, mi general. Aquí tiene la pitanza, la cual espero sea de su agrado. Como usted me apremiaba en hacerle algo sencillo y rápido, no he podido ofrecerle todo mi poderío culinario. Mi intención era haberle servido un parmentier de patata trufada con huevo poché a baja temperatura, cebollas encurtidas y caviar de aove...pero solo me ha dado tiempo a freirle unas patatas y cuajarlas con un par de huevos. Que aproveche.

- Cáspita, jamás había visto un plato así...tiene forma de torta pequeña. Casi me atrevería a decir que no es torta, sino tortilla. (La parte y se la lleva a la boca). Diantres, que dichosa combinación de sabores y texturas!! Ligeramente tostada por fuera, tierna y jugosa por dentro. Y que gustoso el punto dulce de la cebolla! Señora mía, ha logrado sorprenderme enormemente con este sencillo plato. Desconozco si su fama llegará muy lejos, aunque a mi me servirá para darle de comer a mi tropa, que son jóvenes y comen como limas. Ahora he de partir, como le comentaba antes, he de asediar Bilbao y nos queda faena. Gracias por su amabilidad, señora. Mis respetos.

- Vaya usted con Dios, general. Y no asedie tanto, que está muy feo eso de pelearse con la gente!!



Mismo siglo XIX, unos cincuenta años después, al otro lado del Atlántico. Concretamente en Atlanta (Georgia), el farmaceútico John S. Pemberton tiene la brillante idea de crear una bebida tónica a base de hoja de coca, nuez de cola y vino francés. Lo llama "French Wine Coca". Poco tiempo después, la "Ley Seca" prohibe comercializar esta bebida alcohólica y Pemberton aligera la receta de sustancias "comprometidas", usando solo siropes y aromas. Ha nacido una bebida que se vendía en farmacias a 5 centavos el vaso y que más de un siglo después, conquista al mundo entero y sirve de compañero ideal de una torta de huevos y patatas inventada en Navarra por una sencilla ama de casa. La vida está llena de casualidades.




lunes, 30 de noviembre de 2015

Cena Armonía de las Jornadas Gastronómicas del Bosque


Navarra vive su gastronomía durante los 365 días del año. En un Reyno con tanta diversidad, como reza su eslogan institucional, cualquiera de las cuatro estaciones es buena para encontrar la inspiración necesaria a la hora de ensalzar una época del año, unos productos o el marco que los acoge.

El otoño es un periodo ideal para ilustrar esto que estoy refiriendo. Ya sabemos todos que es la estación que trae el frío y la lluvia, (cosa que no gusta a todo el mundo), pero estas dos circunstancias hacen de Navarra un lugar muy interesante para dos de las actividades más típicas del último cuarto del año: las setas y la caza. Y como el mejor sitio para encontrar setas y caza es el bosque y Navarra presume de tener algunos de los bosques más bonitos de toda la Península, desde la Asociación de Hostelería de Navarra pensaron que preparar las Jornadas del Bosque seria hacer un sabroso homenaje al patrimonio gastronómico forestal de la región. Así, durante todo un mes (acaban el 13 de diciembre), numerosos bares y restaurantes ofrecen en sus barras y en sus cartas pinchos y menús donde abundan los sabores minerales de las setas y los matices recios y sabrosos de las carnes de caza, de pelo y pluma.





Este año, para hacer el evento aún más interesante, recurrieron al Bar Restaurante Iruñazarra, participante en este evento, para que ofreciera uno de sus comedores como lugar de celebración de la "Cena armonía de las Jornadas del Bosque". En sus cocinas, se juntaron las manos de tres cocineros de otros tantos restaurantes para elaborar una sabrosa y completa cena, repleta de matices y muy bien maridada con distintos vinos navarros. Por otra parte, la colaboración de los expertos en carnes de caza de la empresa Pirineos Exdim garantizaba la calidad de todos los productos que íbamos a degustar.


Comenzó la velada con una copa de Rosado sobre Lías de Gran Feudo, servida por José Luis Díez, que fue el encargado de comentar que vinos se habían elegido para acompañar a cada plato. La acidez de este vino y sus matices minerales fueron un perfecto acompañamiento para la chistorra de jabalí que sirvió como aperitivo, muy sabrosa y en su punto justo de cocción, para que quede jugosa.


Ya sentados a la mesa y con un Chardonnay en la copa, llegó el turno del primer plato, que corrió a cargo del Restaurante El Redín de Pamplona. Era una ensalada de perdiz ligeramente escabechada con granada, castaña y hongos trufados. Muy sabroso, me gustó especialmente la combinación de texturas y los toques dulces de la granada y la castaña, que acompañaban muy bien a la carne de la perdiz.

Para continuar, un plato muy aconsejable para la época en la que estamos, como es una buena sopa. Elaborada por el chef del restaurante del Coto Valdorba, se trataba de un sabroso consomé con faisán y seta "angula de monte", que es uno de los nombres populares (junto con rebozuelo amarillo o camagroc) de la seta Cantharellus lutescens. Para este plato ya nos habían servido el vino tinto Gran Feudo Viñas Viejas, quizá demasiado potente para una sopa ligera como esta, aunque por separado ambos eran sobresalientes.



El plato fuerte de la noche corría a cargo de los dueños del salón, y en una región que es tránsito obligado de miles de palomas torcaces que bajan desde gran parte de Europa para pasar el invierno en la Península, era raro no tener una soberbia ración de paloma en la mesa. Y así fue, media paloma guisada al modo tradicional, con una salsa realmente apabullante que no te permitía dejar de mojar hasta acabar con las existencias de pan de la mesa. Ahora si que el vino era la pareja perfecta de este plato de sabor realmente contundente!


Para el postre, también por parte del Iruñazarra, nos invitaban a un paseo por Irati, el gran bosque de hayas considerado el mejor de toda Europa. Para ello, teníamos una especie de crema fría de cáscara de melón, una tierra de chocolate, frutos rojos frescos y dos setas, una pequeña Amanita muscaria de chocolate y otra que podía hacer las veces de Boletus edulis o de Hongo Beltza (que no es lo mismo, que conste), esta última hecha a partir de un brioche sobre un pie de helado de nuez. Para acompañar, nada mejor que un moscatel de grano menudo bien frío.


Y como a veces la Ley de Murphy funciona a la inversa, lo que puede ir bien puede ir aún mejor, sobre todo si eres el ganador de un lote de productos de catálogo de Pirineos Exdim. La suerte hizo que una mano inocente sacara el número 11 de una cubitera y coincidiera justo con el que yo tenía en la mano. Premio para este que les escribe y que disfrutará, no lo duden, de la chistorra de jabalí, el chorizo de ciervo, el boletus frito y conservado en aceite de oliva o el paté de jabalí trufado, entre otras cosas.




Buena velada con amigos y conocidos, nueva iniciativa hostelera exitosa y Navarra y su gastronomía, como siempre haciéndo feliz a las gente de buen comer y mejor beber!!!